Los gadgets y cupido

6bf85218d977907b94aad881d74fbd5f

Con toda la tecnología de hoy en día, los gadgets son parte de nuestro diario vivir, y no tener uno te pone en desventaja con el resto de las personas que se comunican, trabajan y se divierten por medio de estos pequeños dispositivos.

Y así como la tecnología va evolucionando, también lo ha hecho nuestra manera de conocer personas. Ahora, por medio de estos gadgets, podemos estar en contacto con gente de todo el mundo, de lugares que nunca pensamos tal vez siquiera en visitar.

De estos “hilos” invisibles que nos permiten estar en contacto con una gama interminable de seres humanos, se desprenden las famosas aplicaciones para buscar pareja, esas que prometen que justo ahí encontrarás al amor de tu vida.

Sin duda hay historias de éxito en ellas, pero la realidad es que el porcentaje es bajo.

Y no se trata de una cuestión relacionada a la creación de la aplicación, ni a la publicidad cierta o incierta que se le den a ella, sino de las personas que deciden entrar y “ver que pasa”.

Probablemente sería bueno crear dentro de ellas “tópicos” para no tener sorpresas, pero en realidad la aplicación te despliega usuarios y usuarios que van desde lo más cercano hasta kilómetros y kilómetros de distancia, y la depuración la tiene que hacer el sujeto “en busca de” al ver las fotos o leer las descripciones de intereses.

El hecho es que estas aplicaciones se han vuelto, entre otras cosas, un medio de publicidad para las personas que ofrecen servicios “de otro tipo”, una ventana abierta para quienes quieren cumplir fantasías difíciles de explicar, un medio de reclutamiento para grupos y sin la menor duda… un espacio perfecto para fingir ser alguien que no se es.

Bien cierto es, que radica en la honestidad de quien ingrese a estos sitios, el giro que se le dé al asunto de conocer personas y la credibilidad que finalmente impacte en estos medios.. que puede ser positivo, o totalmente negativo.

Empezamos con preguntarnos… Con qué objetivo entro? En teoría la aplicación está diseñada para buscar a tu otra mitad… pero nos encontramos con casos en que las mitades ya tienen de hecho su otra mitad, y entran a buscar algo divertido y pasajero.

Nos encontramos también con que es divertido conocer gente que te guste de todo el mundo, pero … cuando tenemos contacto con ellos, qué es exactamente lo que pasa por nuestra mente?

Pensemoslo de esta forma: Sale una foto y la persona es agradable o desagradable a la vista para ti. De entrada ya estamos buscando que nos “guste” físicamente para pasar al siguiente nivel (prueba de que no buscamos en principio una amistad).

Ok. Damos Like.

Una vez que lo hacemos, sabemos que ya podemos entrar en contacto con esa persona… y luego? Creo que en ese punto es cuando todo se empieza a desvirtuar.

Si eres una persona que busca divertirse, bueno… el like es la antesala al convencimiento para los objetivos que tengas en mente, así que es necesario. Si eres una persona que busca a su otra mitad… pregunto… estás consciente de la distancia que los une o los separa? O de pronto, como pasa en la mayoría de los casos… Te inunda un tsunami de romanticismo que no permite barreras ni distancias?

El problema es cuando el tsunami de amor pasa, y te das cuenta de que, en efecto… esa persona esta algo lejos de ti. La cosa se complica.

Nada de malo tienen las relaciones a distancia, se usan desde hace mucho tiempo, lo que sí tiene de malo es que no sepamos que tan capaces somos de llevar una situación de ese tipo hasta sus ultimas consecuencias.

Estoy de acuerdo en que todos queremos encontrar a una persona que esté a nuestro lado, con quien pasar ratos increíbles y (por qué no) también ratos que no sean tan increíbles, pues así son las relaciones…

Aquí nos encontramos de todo: personas que al parecer copian y pegan su descripción e intereses de la de otro usuario, los que prefieren no describirse y que sea una sorpresa para quien los conoce, los que transcriben (o al menos eso parece) un poema barato para atraer al publico, los amantes del ejercicio que a juzgar por sus fotos llevan ya un tiempo de distanciamiento con el, los intelectuales, los románticos y los que al parecer están escribiendo una carta a Santa Claus con una lista enorme de exigencias para que no te atrevas siquiera a mirar sus fotos si no cumples con todas ellas.

En fin, de que hay personajes, sí que los hay. Lo que pasa es precisamente que en otros tiempos, las personas que conocíamos eran cercanas al medio o al circulo en el que nos movíamos… Es decir, amigos de amigos, conocidos de los lugares que frecuentábamos, etc. En estos tiempos podemos conocer a cualquier persona de cualquier parte del mundo, y esto puede ser benéfico para quienes en su círculo no encontraban a alguien que embonara con su forma de pensar o de ser; pero poco benéfico para quienes no buscaban eso.

Hoy es un poco más fácil pero mas complicado, es decir, la gama de prospectos es mucho mayor, pero los que realmente se parecen a nosotros, son difíciles de encontrar y que creen… muchas veces se encuentran a muchos kilómetros de distancia! Y entonces es ahí cuando nos sentamos y pensamos… ¿que tanto quiero esto? Realmente vale la pena cruzar esos kilómetros?

Debemos en principio ser conscientes de eso, y de lo que queremos. Nuestro tiempo, y el de las otras personas, es sin duda, algo muy preciado. La honestidad en estos juegos lleva una parte muy importante, y es crucial utilizarla para no gastar tiempos ajenos y propios.

Quieres divertirte? En principio puedes poner en tu descripción: “solo quiero divertirme”. Si, es probable que el numero de prospectos en tu lista reduzca significativamente pero puedes estar segur@ de que quienes entren en contacto contigo, ya saben bien a lo que juegan.

Y así como con esta, deben ser las descripciones:

Soy casad@ y solo busco divertirme, busco a alguien que le guste andar de mochilazo por el mundo, busco opiniones para mi tesis, busco solo una compañía, busco alguien con quien platicar, busco hacer negocio “de otro tipo”, busco solamente tener amigos, etc

Y ahí viene el primer filtro, las personas que busquen lo mismo que tu, se acercarán a ti, las demás no perderán su tiempo ni te harán perder el tuyo. Que si lo vemos de esta forma, en teoría, todos los que busquen otra cosa que no sea una pareja, no deberían ni siquiera estar en el sitio, pues el sitio es para encontrar pareja, esa debe ser la finalidad principal de quien lo frecuenta. Ya si al conocer a las personas vamos viendo que no somos compatibles por “equis” razón, es cuestión aparte, es solo parte de la selección normal que haríamos con alguien a quien nos presente un amigo.

Y entonces, si el objetivo de que solo haya personas que buscan pareja se cumpliera (como supongo los creadores lo esperaban), las descripciones serían fáciles:

Busco a alguien así, así y así. Eso seria el único filtro.

Hay una regla general en estos casos de conocer personas, y es tan simple y tan práctica que muchas veces nuestra cabeza no la entiende o no la puede procesar: El interés mueve montañas.

Es fácil y sin rodeos. Sin aplicación o con aplicación, con distancia y sin distancia, la persona interesada en ti hará todo lo que esté en sus manos para seguir conociéndote, para acercarse a ti y para tenerte en su vida.

No hay que darnos vueltas en la cabeza, ni tratar de encontrar el lado amable de la situación para tornarla de la manera que queremos que sea, tenemos que ser simples y no complicados. Las excusas pueden ser buenas o malas, son argumentos para justificar algo. Habrá un millón de ellas para quien no quiera estar contigo, y otros tantos millones para quien sí quiera estarlo.

Ahora que existe toda esta gama de opciones para conocer gente, lo primero que tenemos que hacer es ser honestos con nosotros mismos para poder ofrecer honestidad a alguien mas. Asegurarnos bien de lo que queremos y lo que podemos dar, de esta forma sin duda encontraremos lo que estamos buscando.

Hay una frase que dice:

“Amor de lejos… felices los 4” (existe también otra versión de esta)

Bueno… felices los 4? He visto “4 personas felices” a menos de una cuadra de distancia, así que no creo que la distancia sea el único pretexto para aplicar la deshonestidad.

Las relaciones pueden darse a una corta o larga distancia mientras haya interés de las dos partes por que las cosas se den, evidentemente el objetivo es que en algún momento esas dos personas estén juntas, pero mientras no lo están, los valores de cada uno jugarán una parte importantísima.

Por esa razón… no importa a que distancia estés de tu otra mitad, lo que importa es que busques a alguien con tus mismos intereses y tus mismas costumbres… Lo demás se irá amoldando solo.

 

 

 

 

 

 

 

 


 
 

Search it in Amazon


 
 
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.

----US----